Entrevista interesante

    Author: Dominique Genre:
    Rating

    Hola! Me imagino que una entrada esperaban de mi hace tiempo.Perdonen la demora es que estuve conversando con Pervinca sobre una pregunta y respuesta sospechosa.Segun ella dice que no es nada pero para mi es algo importante.Bueno aqui les dejo una entrevista media sospechosa para mi pero para Pervinca algo normal:

    Elisabetta, ¿otro libro sobre hadas y brujas?

    Un libro, si acaso, sobre una gente. Otro más, cierto, porque se han escrito muchos. Esta es la gente de una fábula.
    Un pueblo de hadas, brujas, magos…
    Hadas, brujas, magos y gente corriente. Un pueblo "multiétnico" que vive con serenidad la diversidad. Entre otras cosas, porque ya no la percibe. En Fairy Oak, la paz y la armonía reinan desde hace tanto tiempo que ya es difícil decir quién tiene poderes mágicos y quién no. Es una pequeña comunidad, cómicamente variopinta, con los ritos, los usos, las costumbres, la familiaridad de una aldea tranquila a la que no le falta nada, a orillas del mar y rodeada por una naturaleza deslumbrante. Fairy Oak es un buen lugar y la gente es una buena gente.

    Hablemos un momento de la ambientación. ¿Dónde está Fairy Oak?
    ¡Eso es secreto! Puedo decir que está junto a un mar salvaje, a resguardo de mesetas que en invierno se cubren de nieve y rodeado de bosques encantados, prados verdes, rápidos torrentes y lagos transparentes. Si dijera dónde está, iría todo el mundo y se acabaría la paz, ¿no?
    Desde luego. ¿Quién no querría vivir en un sitio así?
    ¡Exacto! Es un lugar ideal, donde el tiempo y el espacio se dilatan y la naturaleza está viva y presente, y no permite a nadie olvidarse de ella. Más aún, los días en el pueblo están regidos por los ritmos, los colores y el clima del lugar: el viento furioso del oeste, las tormentas, el sol cegador, las largas mareas, las grandes floraciones de los cerros, el canto de los pajarillos que cambia con las estaciones, el olor del musgo... Los niños de Fairy Oak están acostumbrados y se mueven con seguridad por los escarpados caminos de los acantilados, por los bosques; conocen cada vado, cada cueva y cada árbol de su valle.
    Me gustaría que también los niños que viven en las ciudades conocieran sitios así y sintieran la naturaleza a su alrededor. Por eso ambienté la historia en un lugar con escenarios distintos: los ríos, los lagos, el mar, las montañas. Y donde el clima fuese fuerte, porque el clima ayuda mucho a crear la atmósfera de los momentos.
    Has hablado de árboles; la palabra inglesa oak significa roble. ¿Por qué titulaste Fairy Oak la trilogía?
    Porque el pueblo se construyó alrededor de un roble encantado, un roble que habla. "Roble", como lo llaman los habitantes del pueblo, es muy viejo y sabe mucho. No se muestra nunca especialmente, o deliberadamente, sabio. Sabe porque estaba allí y vio todo, porque escuchaba. Le encanta hablar con la gente y es muy feliz por ser el corazón de Fairy Oak. Quiere a los niños, los protege y muchas veces los encubre en sus travesuras.
    Los niños de Fairy Oak, ¿nos hablas un poco de ellos?
    Son muchísimos, de todas las edades, algunos son mágicos, otros no, unos son simpáticos, otros no, y todos juntos forman un grupo estupendo. Para mí es precioso "verlos" jugar libres y seguros en ese lugar de ensueño y descubrir cada día algo nuevo, actuar todos juntos para resolver el problema de alguno...
    Vainilla, Pervinca, Grisam, Flox, Shirley, Pajarillo, Acantos, Sophie… ¿Alguno de ellos es tu preferido?
    Los quiero a todos, de verdad. Todos son distintos y especiales.

    Hablas de la naturaleza, la amas. ¿Tú creciste en la ciudad o el campo?
    Entre vegetación, al aire libre. Cerca de la ciudad, pero lo bastante distante. ¡Una suerte! Tuve una infancia muy feliz y serena, mis padres estaban muy presentes y ambos eran amantes y conocedores de la naturaleza. Nos enseñaron mucho, y sobre todo a no matar, ni siquiera a una mosca. Al vivir en el campo, además, figúrate, llevábamos a casa de todo, y a los animales heridos los metíamos en nuestra habitación y los curábamos: murciélagos, pajaritos, lirones, mininos, perros… La araña de Pervinca existió de verdad. Se llamaba Regina, la reina de las arañas, por lo grande que era. Había hecho su tela delante de la ventana de la cocina y vivió con nosotros un año o quizá más. A nadie se le pasó por la cabeza matarla o echarla, porque era realmente bonita, ¡y la telaraña era un milagro de precisión y belleza! Puede que a otra araña le hubiéramos indicado amablemente la puerta, pero ella era excepcional.
    He leído en algún sitio una entrevista contigo en la que cuentas un extraño parto con cesárea a una pececilla...
    Teníamos un gran acuario y, debajo, uno menor que usábamos como guardería para los recién nacidos, porque los grandes se los comían. Una pececilla estaba preñada, muy preñada, y se veía que se encontraba mal. Mi madre nos dijo que la vigiláramos y organizó turnos de guardia. Si la pececilla se daba la vuelta y se quedaba con la tripa al aire, flotando, teníamos que avisarla enseguida. Significaba que estaba a punto de morir y debíamos salvar a los pececitos. Pasaron dos días y la pececilla se dio la vuelta. Mi madre vino corriendo y muy despacio, con un bisturí, extrajo a los pequeños, ¡setenta y dos! Una locura, ¿verdad?
    Sí, nunca había oído algo así... ¿Tú has estado alguna vez en peligro?
    ¿En mi juventud? No, que yo recuerde. La única vez que me hice daño de verdad estaba parada sobre la nieve y un segundo después me había roto las dos piernas. Parada. Y también cuando me dieron con una pelota de béisbol en la frente, todavía tengo la señal.
    En cambio, los niños de Fairy Oak, en determinado momento, están en peligro, llega un enemigo poderosísimo...
    Llega de improviso, sí, la noche del 21 de junio. A decir verdad, lo que hace es volver. Es un enemigo antiguo, el mal en persona aunque no sea una persona, pero tiene un rostro preciso. Ataca en forma de tormenta o de algún fenómeno meteorológico devastador, que ni siquiera los hechizos de los magos logran contener. O bien se hace ayudar de sus emisarios: mágicos de la oscuridad raptados y obligados luego a obedecerle, o que simplemente se han pasado a su bando fascinados por sus planes.

    Un momento. Has dicho mágicos de la oscuridad, quizá sea mejor explicarlo...
    En Fairy Oak viven dos tipos de mágicos, los de la luz y los de la osuridad. Los primeros tienen el poder de crear, en el sentido más amplio del término. Hacen aparecer lo que no existe, pero no pueden hacerlo desaparecer. Pueden hacer florecer la madera y tocar una melodía con cantos blancos y negros como si fueran el teclado de un piano, pueden curar pero no herir, pueden mejorar algo, pero no empeorarlo. Los mágicos de la oscuridad tienen el poder opuesto: hacen desaparecer, morir, marchitarse, pueden herir e incluso matar. Ven en la oscuridad y son más misteriosos y callados que los primeros, pero no son malos.
    Resulta difícil de creer.
    No, piensa en la naturaleza: en primavera y en verano, en nuestro hemisferio, crea, ¿no? Las hojas, las flores, los frutos, las crías..., y en invierno, a su manera, destruye. La alternancia de estos dos "poderes" permite a la vida renovarse, y cuanto más equilibrados son, más hermosas y fuertes son las criaturas vivas. Lo mismo hacen los poderes de los mágicos de Fairy Oak, opuestos e inseparables, actúan alternativamente, cuando son necesarios. Y si ese lugar es bonito, agradable, armonioso, se debe al perfecto equilibrio que hay desde siempre entre el pueblo de la luz y el de la oscuridad.
    Pero llega el enemigo...
    Por desgracia, sí. Como siempre, cuesta trabajo que las cosas hermosas permanezcan como son y siempre hay alguien que quiere estropear todo. Es lo que hace el Terrible 21. Los habitantes de Fairy Oak lo han llamado así porque siempre ha desencadenado su primer ataque el día del solsticio de verano, cuando todos están fuera celebrándolo y nadie piensa en defenderse. Es una táctica que se adopta en la realidad, pobres de nosotros. Lamentablemente, no he inventado nada.
    Es cierto. Y así llegamos a ellas, el símbolo viviente del equilibrio...
    Vainilla y Pervinca Periwinkle, llas hermanas gemelas con poderes opuestos. Tienen más o menos diez años cuando manifiestan lo que en un primer momento es tomado por una increíble rareza. Como su nacimiento, por lo demás, que se produjo el mismo día pero con doce horas de diferencia entre una y otra; desde el primer instante fueron idénticas de aspecto y muy distintas de carácter. Y es comprensible, porque Vainilla es una bruja de la luz y Pervinca una bruja de la oscuridad. Nunca había ocurrido antes que dos hermanos tuvieran poderes diferentes. Y sin embargo... Vi y Babú son dos caras de la misma moneda, y el enemigo hará de todo para separarlas, quizá lo consiga, aunque... Bueno, no puedo contar todo.

    ¿En quién te has inspirado para crear el carácter de las gemelas? Son muy realistas.
    ¿De verdad? Gracias. El padre de dos gemelas me ha escrito diciéndome lo mismo. Me preguntaba si yo tenía hijas gemelas. No, no tengo hijos, pero fui niña y he madurado muy poco. Estoy a menudo con niños, tengo cuatro sobrinos, y he de dar las gracias a Milne, el "papá" de Winnie the Pooh.
    ¿Qué tiene que ver Winnie the Pooh?
    ¡Soy una experta en Milne y Pooh! Lo estudié a fondo cuando tuve que crear la revista para los niños italianos. ¿Sabe cómo nacieron los cuentos de Winnie the Pooh?
    No. Sólo sé que Christopher Robin es el nombre del hijo de Milne.
    Era, murió hace diez años. Su padre era un buen periodista y consideraba que era un pésimo padre. Hablaba poco con su hijo y se limitaba a observarlo. La madre de Christopher solía regalar al niño peluches y, como vivían aislados en el campo, los peluches eran los únicos amigos de Christopher: un osito, un tigre, un conejo, un cerdito, una cangura con su cría. Christopher le asignó a cada uno de ellos un carácter y un papel en la pequeña compañía. El blando y acogedor Winnie se convirtió en su mejor amigo, leal y fiel; el cerdito fue el amigo tímido y frágil; el tigre, el vivaz e incontenible; el conejo, el pedante y sabelotodo; la cangura era la madre y el cangurito el pequeño del grupo. Milne miraba jugar a su hijo y una tarde empezó a "describir" lo que veía. Al no saber cómo hablar con Christopher, empezó a leerle las historias y se hicieron amigos. No había un búho entre los peluches del niño, pero sí que lo hay en las historias de Milne, ¿sabe por qué?
    Me temo que no.
    ¡Era él, el papá Milne! Se coló a hurtadillas en las historias de su hijo para estar cerca de él y vigilar sus juegos.
    ¡Qué bonito! ¿Y Vainilla y Pervinca?
    El éxito de Winnie the Pooh se debe en gran parte a que cualquier niño puede identificarse con algún personaje de las historias. Cuando ideé la serie W.I.T.C.H., pensé en Milne y creé cinco chicas con cinco caracteres distintos, cinco maneras de afrontar la adolescencia, de modo que cualquier niña pudiese tener un modelo en el que reconocerse. Y lo mismo he hecho con Vainilla y Pervinca, reuniendo en la primera las características típicas de un carácter abierto, solar, alegre, razonable..., y en la segunda las de alguien más sombrío, rebelde, inquieto, impulsivo. En el fondo, además, ¿no somos todos un poco lo uno y lo otro? Las lectoras lo entendieron y ahora juegan a ser una u otra.
    ¿Te escriben?
    ¿Las lectoras? ¡Muchísimo! En la página web de una famosa editorial nació un blog espontáneo e infinito. Escriben cosas preciosas, y me doy cuenta de que han entendido todo.
    ¿Y ahora escribirán aquí?
    Esa es mi esperanza. El blog del sitio oficial estará coordinado por mí, y cada mes plantearé un tema para que hagan comentarios y charlemos: libros, tebeos, colegio, familia, amistad, amor...
    Hablaremos del sitio, pero ahora me gustaría profundizar en los personajes de Vainilla y Pervinca. ¿Por qué nacen en Fairy Oak dos gemelas con poderes opuestos?
    Eso es lo que tienen que descubrir ellas también. Vi y Babú tienen una misión muy precisa que cumplir, para eso han venido al mundo. Deberán entender por qué tienen poderes opuestos, tendrán que conocerlos y conocerse a fondo para combatir al enemigo. Son muy jóvenes y muchas cosas les saldrán mal. Y muchas otras les darán miedo. ¡No será nada fácil! Alguien y algo, sin embargo, las ayudarán.
    ¿Tía Tomelilla?
    Para empezar, ella. Es la bruja más sabia y honorable de todos los tiempos y, desde luego, sabe mucho. Conoce, sobre todo, la tormentosa historia de sus poderes y de su pueblo, y sabe lo importante que es conocer el pasado para afrontar el futuro. Por eso regalará a las niñas el primer volumen de un libro antiguo que les resultará muy valioso. Pero el segundo volumen se perdió y las gemelas tendrán que encontrarlo para conocer toda la historia.
    Por eso recibirán una primera ayuda del pasado y del recuerdo. ¿Y después?
    Una segunda y valiosísima ayuda les llegará de sus amigos, los niños de Fairy Oak que, en el momento más difícil, rodearán a la gemela más débil y la ayudarán a cumplir con su deber. Formarán una pandilla maravillosa y compacta, y juntos serán más fuertes y eficaces que los adultos, a esas alturas cansados, divididos y desesperados.

    El pasado, la memoria, la amistad...
    Y la confianza. La que las gemelas ponen la una en la otra incluso cuando tienen mil razones para dudar de su cariño. La confianza queLalla Tomelillapone en sus sobrinas y en los más jóvenes. La confianza que los niños se juran recíprocamente. La confianza tiene un papel protagonista en esta historia. En resumen, todas estas cosas, unidas al profundo amor entre las hermanas, llevarán a un buen final, aunque no sin un increíble golpe de efecto.
    ¿Cuál?
    Lo siento, no puedo contar el final. Pero habrá una bonita sorpresa. Bueno, pensándolo bien, las sorpresas son dos.
    ¿Grisam y Vainilla se enamoran?
    No me gustaría desvelarlo, pero es importante que diga algo sobre el amor descrito en esta historia.Grisam está enamorado de Pervinca, y su amor es un amor de niños, dulce, romántico, púdico. Por infantil que sea, su amor es sincero. Grisam quiere profundamente a Pervinca, le atre todo en ella, hasta su pésimo carácter. No puede enamorarse de Vainilla, y ésta lo comprenderá, en el tercer libro tendrá su propia ocasión de enamorarse y ser correspondida por... Esta es la segunda sorpresa que aguarda a los lectores en el tercer libro.
    Vainilla, Pervinca, Shirley Poppy…Los nombres son bastante originales. ¿De dónde provienen?
    Bueno, todos los personajes mágicos tienen nombres de flores, en italiano (en español en la edición española), como Vainilla y Pervinca, o en inglés, come Shirley Poppy, Scarlet Pimpernel, che significano Papavero Rosso e Primula Rossa, que significan Amapola y Pimpinela, pero en inglés suenan a nombres y apellidos, ¿verdad? Me encantan las flores y la jardinería, y usar nombres de plantas para crear nombres me divirtió mucho...Flox Pollimon, Grisam Burdock(burdock es nuestro lampazo), etc.
    ¿Y esos nombres imposibles de pronunciar, los de las hadas?
    Felì debe su nombre a una niña italiana, Camilla, que llamó a su muñeca "Sifeliztuserásmelodirás" o algo así. Cuando me lo contaron, pensé que era el nombre de muñeca más bonito que había oído nunca. Así me vino la idea de llamar a las hadas de mi historia con nombres que tuviesen un significado y, al mismo tiempo, fuesen difíciles de pronunciar, y justificarlo explicando que, si llamas a un hada por su nombre completo, la obligas a obedecer, por eso las hadas eligen nombres largos y retorcidos. Lo gracioso es que, en el libro, sólo los adultos pueden llamar a un hada por su verdadero nombre, porque dar órdenes es una gran responsabilidad. Pero, en realidad, ¡los adultos no son capaces de pronunciar los nombres y los niños sí!
    Chicas o chicos, ¿quién lee tus libros?
    Fairy Oak lo leen sobre todo las niñas, pero hemos descubierto que hasta un 30% de los lectores son chicos. Es mérito suyo que El secreto de las gemelas quedara segundo en el premio Bancarellino, ¡lo votaron los chicos! Claro, han tenido que superar el aspecto femenino del diseño gráfico, pero una vez inmersos en el libro se apasionaron por la misión de las niñas, los valores, las batallas, el enemigo. Han visto y apreciado el lado aventurero de la trilogía, dejando a las niñas y las mujeres (sí, también muchas adultas leen los libros, y eso me alegra muchísimo) el aspecto más romántico, bucólico, dulce de la historia.

    ¿Podríamos definir Fairy Oak como un libro "fantástico romántico"?
    Bueno, yo siempre digo que es una fábula, en el sentido más antiguo del término. En Fairy Oak faltan totalmente aspectos que, en cambio, son típicos del género fantástico: la atmósfera tenebrosa y un poco grotesca, el viaje, las batallas feroces. En mi libro, lo que permanece, lo que predomina sobre el resto son las pequeñas cosas, la atmósfera de las calles y de las casas, los chillidos de las gaviotas, el ruido del viento y de las olas contra los escollos, las voces de los niños, el sonido de los vasos en el pub. Pequeñas cosas que quedan adheridas, el tejido de los vestidos, el olor del pan caliente y de la colada tendida al sol, las piedras pulidas por el mar, los sapos de los torrentes... Imagino que los niños de mi historia recordarán estas cosas cuando sean mayores. Me gustaría que las recordaran también mis lectores. Tengo una pésima memoria, nunca me acuerdo de la historia de los libros que me han encantado y a veces ni siquiera del nombre del autor, pero no olvido las sensaciones que experimenté leyéndolos, esas sensaciones que me hicieron amarlos.
    ¿Por ejemplo? Algún título, algún nombre.
    La casa de los espíritus, El mundo según Garp, El maestro y Margarita, La colina de Watership... ¿Quiere el nombre de los autores? Allende, Irving, no sé, Bulgakov, ¿Adamson...?
    Fábulas y humorismo, en suma.
    Aprecio ambos. Pero es cierto, me he dado cuenta de que me gustan los autores dotados de sentido del humor. Cuando notas que se les escapa sin querer y se insinúa en la trama de la historia porque forma parte de ellos y no pueden evitarlo, entonces me encantan. Amo las historias libres y ligeras. No fáciles, ligeras, lo contrario de pesadas, cargadas. Ligeras… La insoportable levedad del ser, para entendernos… ¡Precioso libro!
    Pesado.
    No, ¿por qué?
    ¿Y Fairy Oak hace reír?
    Mucho y con frecuencia. A veces estallaba mientras escribía. Y si mi marido se reía al leer, me daba una palmadita en el hombro a mí misma. ¡Es bonito hacer reír! He ahí otro aspecto de mi libro que lo aleja del género fantástico, que suele tomarse muy en serio: en Fairy Oak nadie se toma nunca demasiado en serio. Ni siquiera el hada niñera Felí, que no es, de hecho, un Pepito Grillo, sino una hadita embrollona, valiente y leal pero embrollona e instintiva.
    ¿El instinto es importante? ¿Qué te empuja a escribir?
    El instinto y la necesidad. Cuando empecé a escribir Fairy Oak, la cabeza (y sobre todo las tripas) me llevaba a un sitio como el que he descrito. Sentía físicamente la necesidad de un lugar que estuviese en paz, rodeado por la naturaleza, con hermosos sonidos y buenos olores y silencios, a lo mejor, y así los he descrito, cumpliendo mi deseo.
    Piensas en ti misma, te escuchas a ti misma, y sin embargo tus libros gustan a mucha gente. Según tú, ¿por qué?
    Bueno, es un misterio qué es lo que hace que una obra sea un éxito. Thomas Mann, en su libro La muerte en Venecia, escribe que, para que una obra tenga un efecto amplio y profundo, es necesario que exista una afinidad secreta entre el destino personal del autor y el general de sus contemporáneos. Y afirma que el aplauso general no es más que simpatía. Evidentemente, yo soy una persona muy común, con una forma de sentir muy común. Y lo que escribo, cómo lo escribo, el aspecto de mis libros, cómo los realizo, suscita simpatía. De todos modos, me alegra saber que somos muchos los que deseamos paz, tranquilidad, alegría y sentido común...
    Sí, pero entonces, ¿por qué has introducido al Terrible 21?
    El mal llega, recibe su merecido y se va. Como he dicho, tenía necesidad de una historia con final feliz, una historia en que estuviese claro quién es malo y quién bueno, y donde el bueno vence al final al malo. Porque aquí, en esta sociedad nuestra, no se entiende ya nada de nada: quién es bueno, quién es malo, quién gana...
    ¿A la fuerza tiene que ganar alguien?
    En la realidad, me bastaría con que los inocentes no fueran masacrados por aquellos que llevan puesto el cartel de "buenos". Si, además, el sentido común y la piedad vencieran sobre las bombas, ¡me pondría a cantar! En los libros para niños, sí, ¡es importante que el bien triunfe siempre!
    Final feliz, buenos buenísimos que ganan siempre, nadie muere, ni siquiera una gota de sangre... es inverosímil y no prepara para la realidad. ¿No será un poco "buenista" esta historia?
    La verdad es que esta palabra... la busqué en el diccionario: es un término periodístico para designar a quien muestra una actitud tolerante y benevolente, y repudia el enfrentamiento político. Tolerante, benevolente… son hermosas palabras. ¿Qué hay de malo en ser "buenista" cuando te diriges a un niño de 8 años? Así que digo que sí, que Fairy Oak es buenista. Por lo que más quieras, ¡¡es una fábula!! Creo que la literatura ayuda a que el individuo madure y que hay una literatura para cada edad. Adoro Shrek y los Simpsons, pero no creo que sean adecuados para niños de 8 años. En esas historias se burlan de sentimientos, valores, ideales. Pero, ¿cómo se puede reír del heroísmo si no se sabe lo que es un héroe? ¿Cómo se puede bromear sobre la lealtad, la sinceridad o la valentía si no se conocen? ¿Cómo puedes ser capaz de reírte del mal que vence al bien si no has visto el bien vencer sobre el mal? Con 8 años tienes derecho a tu fábula, aquella en la que el héroe vence al mal porque es increíblemente valiente, fuerte, determinado, leal y, mira, también humilde. Tienes derecho a soñar que eres ese héroe, y quizá con convertirte en él. Con 8 años quieres lo maravilloso, lo excepcional, quieres imaginar que superas los límites humanos, soñar con volar. Después, a los 14, te reirás leyendo las historias contrarias, aquellas en las que el lobo se come a la abuela y a la "plasta" de Caperucita, te reirás con la necia humanidad de Homer Simpson, con el sarcasmo de Shrek... Muy bien.
    En tu historia has puesto a una niña antipática y mala que no se corrige nunca. ¿No es poco educativo?
    La moraleja de mi fábula reside en la historia, no en los personajes individuales, a los que he asignado, en cambio, un papel específico, con una función en la historia. Scarlet Pimpernel no es una portadora de mensaje, sino que participa con los demás en crear el sentido de la historia.
    Y los demás son muchos. ¿Cuántos son los personajes, los has contado?
    No, pero puedo intentarlo ahora... Los protagonistas son unos treinta, más todos los demás... cerca de cuarenta, cincuenta contando a los mencionados una sola vez.>

    Y a muchos los vemos retratados en las ilustraciones de los libros. ¿Nos hablas de ellas?
    Ah, las ilustraciones. Son bonitas, ¿verdad? Me lo digo yo misma. Fue un gran trabajo. Al principio, mi marido y yo seleccionamos millares y millares de fotografías, tomadas de la colección de National Geographic de los años sesenta de su padre, de nuestros libros de viaje, de nuestros viajes... Las escaneamos todas, tres meses de trabajo. A mí me servían para orientarme en las descripciones de los lugares y los rostros, y a las ilustradoras para realizar los dibujos. Provengo de Disney y amo ese estilo, pero no quería dibujos "disneyanos", quería caras auténticas, lugares auténticos. Así que empezamos a seleccionar también a los ilustradores, y con ellos, trabajando codo con codo, creamos las imágenes del pueblo de Fairy Oak.
    ¿Trabajas mucho con los artistas?
    Siempre, soy su pesadilla. Exijo muchísimo, pero también juego mucho. Nos divertimos y no tenemos horario. Durante la elaboración de un libro no existen horarios: nos llamamos cuando es necesario, trabajamos incluso de noche, dormimos muy poco y, si es preciso, por turnos. En casa. Fairy Oak nació sobre la mesa de la cocina de mi casa, en las habitaciones de los artistas... Los fondos del primer libro son chaquetas y vestidos cogidos de mi armario y del de mi marido y escaneados. Yo hice la maqueta y nuestros artistas gráficos cosieron realmente las fotos como se hacía en otros tiempos. Para el tercer libro, El poder de la luz, escanearon toda clase de objetos que tenían en casa, trozos de tela, cintas... Y ahora todo junto da la impresión de bueno, de hecho en casa, de cálido y fragrante. Los lectores siempre lo dicen, quizá por esto ha tenido éxito.
    Los libros, como el sitio en Internet, son productos propios. No es muy habitual.
    Cierto, pero no lo sabía hasta que empecé a frecuentar el medio. Creía que todos lo hacían así: tienes una idea, escribes la historia, haces que la ilustren, maquetas y entregas. En cambio, somos pocos, y ahora sé por qué.
    ¿Por qué?
    ¡No nos vamos de vacaciones desde hace tres años! Ni siquiera por Navidad, Semana Santa, agosto... ¡nunca! Trabajamos a tiempo completo. Incluso económicamente es un esfuerzo. Pagar a los colaboradores, registrar la marca y los dominios en todo el mundo... El hecho es que comparto totalmente la teoría, adoptada también por Disney, de que, si puedes pensarlo, puedes hacerlo. He tenido la prueba con los libros y ahora con el sitio en Internet, un gran esfuerzo, mucha diversión, pocos recursos, mucha determinación, mucho sueño, ganas de hacer y profesionalidad. Eso es todo.
    Te formaste en Disney, ¿será por eso?
    Entré en Disney a los 23 años, en prácticas, en 1988. Cuando me hice periodista me confiaron los guiones y la supervisión de las ilustraciones en blanco y negro. A los 26 era jefe de servicio en Mickey Mouse; después, cuando en 1992 Elisa Penna, entonces vicedirectora de Mickey Mouse, creo la sección femenina y preescolar, quiso que yo fuera redactora jefe justo por debajo de ella. En 1997 pasé a ser directora de la sección y, en ese periodo, puse en marcha W.I.T.C.H. Una experiencia espléndida y luminosa. Una magnífica escuela, que me enseñó el respeto hacia el comprador, el amor a los detalles y la tenacidad en la búsqueda de la máxima calidad posible. Piensa que, para la cubierta de El encanto de la oscuridad, buscamos la colaboración de Claudia Fitzpatrick, que es una de las personas más cotizadas de Hollywood para las localizaciones de las películas. Vive en Australia y nosotros en Milán. Nos comunicábamos a través del ordenador y la webcam, sobre todo de noche. Aprovechamos la ocasión para aprender técnicas nuevas y enseñárselas a nuestros colaboradores: la cubierta del tercer libro la ha hecho Barbara Bargiggia, y me parece un gran trabajo el suyo.
    Los libros tienen varias ilustraciones en blanco y negro repartidas por las páginas, mientras que las ilustraciones en color están agrupadas en dos cuadernos centrales. ¿Por qué esta decisión?
    Quería ilustraciones que no fueran explicativas del texto, sino que añadieran contenido. En los libros describo un lugar y una gente, y me gustaba la idea de que las imágenes retrataran esos lugares y esa gente como si alguien hubiera hecho fotos ocasionales y luego las hubiese coleccionado. En "El secreto de las gemelas"los dos insertos centrales son el álbum de familia reunido por mamá Dalia. Encontramos las "fotos" de los personajes protagonistas y las imágenes de su casa, y paisajes del valle como si fueran cuadros pintados por un amigo. En "El encanto de la oscuridad", los insertos son los cuadernos de magia de Vainilla y Pervinca, reproducen las mismas lecciones (que, además, son auténticas lecciones de botánica, zoología, geografía...), pero, ya que las gemelas son muy distintas entre sí, los cuadernos ofrecen dos puntos de vista muy diferentes. En "El poder de la luz"por último, hemos creado el álbum de recuerdos del hada Felì, y las imágenes corresponden a los momentos destacados de su aventura en casa de los Periwinkle y en el valle de Verdellano.

    ¿Quién te enseñó a escribir?
    Charlie Brow, creo. Dicen que soy una escritora visual, que leer mis libros es como ver una película. Yo escribo lo que veo en mi cabeza, ¿no es así como se hace? En mi casa todos leían mucho, mi madre muchísimo, era una devoradora de libros. Yo no he sido nunca como ella, al contrario. De pequeña no leía nada. Después me acostumbré a los tebeos norteamericanos, las tiras, como Charlie Brown, Calvin y Hobbes, Hi y Lois... me divertía muchísimo, mientras mi madre se tiraba de los pelos. Hoy se fía de mí cuando le digo que el cómic de autor me ha enseñado a escribir como escribo. Piensa que en una tira de Charlie Brown están los Estados Unidos de aquellos años. Y bastan tres viñetas de Calvin & Hobbes, que todavía hoy leo, para sumergirte en las costumbres, los ritos, los olores de aquella familia.
    Entonces, ¿sugerirías los tebeos a padres desesperados por hacer leer a sus hijos?
    Los tebeos de autor, ¡de calidad! Es una escritura distinta, pero muy eficaz. Y estimulan la fantasía.
    ¿Y como alternativa?
    ¿No te lo crees? Está bien, entonces permitiría a los niños que interrumpieran la lectura de un libro si después de treinta páginas se les vuelve aburridísimo. Naturalmente, los que exigen los maestros tienen que leerse hasta el final, pero los otros... No hay como encadenar dos o tres malos libros para perder las ganas de leer. ¿No te gusta un libro? Déjalo y empieza otro. Aunque...
    ¿Aunque?
    Nunca me había gustado Pinocho, pero un día, uno de los más afortunados de mi vida, Roberto Benigni me explicó cómo lo veía él y me abrió un mundo precioso y desconocido hasta aquel momento. Creo que, como la televisión, a veces también un libro tiene que leerse con alguien que sabe más que tú.
    No es cierto, pues, que para escribir bien haya que leer mucho y buenos libros.
    No, no, es útil leer, vaya si lo es. Una vez, un niño me preguntó: "¿Tú copias?". Estallé en carcajadas. ¡Qué buena pregunta! Un poco sí, le contesté. No las ideas o las frases enteras de un libro, pero retengo las descripciones que me impresionan, los buenos razonamientos, la melodía de una frase, y aprendo. Por eso, leer sirve, y es útil leer libros bien escritos. Se aprenden muchas palabras y se aprende a ponerlas juntas, se aprende a dar ritmo, cadencia, música a las frases. Como siempre digo a los niños en los colegios: las palabras son como las piezas del lego, cuantas más tengas mayor será la construcción, mejor sabrás cómo usarlas, más complicadas y originales serán tus construcciones.
    ¿Vas a menudo a colegios?
    El año pasado recorrí casi toda Italia. Es cansado, pero... Traigo a casa maletas llenas de dibujos, notas, cuentos..., ¡algo precioso! Ahora vamos a poner todo en la página web, necesitaremos cierto tiempo, pero queremos hacerlo. A cambio, trato de transmitir a los niños el amor por la escritura y la creación. Y lo hago jugando y moviéndome mucho para implicarlos a todos. Crear es algo que tiene que ver con las tripas, es una emoción, te implicas emocionalmente, tienen que comprender esto. Está también la escritura hermosa pero sin emoción, sin necesidad, sin deseo, la escritura bella es aburrimiento. Así que hago el juego del limón, el de la caja de palabras, leemos juntos... Y los resultados los leo en mi correo, a veces meses después, a menudo de aquellos que parecían más lejanos.
    ¿Tienes alguna anécdota?
    ¿Sobre los niños? Muchas, me río un montón con ellos. El último encuentro fue con un colegio fantástico, a los profesores habría que darles un premio. Los niños eran mayores, de tercero de enseñanza secundaria, los chicos eran más altos que yo. Al fin de la presentación se acercaron a mí con sus cuadernos a pedirme un autógrafo. Qué raro, me dije, a su edad. Después me lo explicaron ellos: ¡era para sus novias! Pensé que era el gesto más tierno que un chico podía hacer por su chica, ¿no?
    Sí, luego crecen… He leído en un blog que muchos chicos querrían que se hiciera una película de Fairy Oak. ¿Será así?
    Espero que sí. Hemos recibido algunas ofertas para hacer una película de dibujos animados para la televisión y lo estamos pensando. Aunque yo sigo soñando que primero sea una película de cine y luego una serie de telefilmes para televisión, como Pippi Calzaslargas o La casa de la pradera. Mientras, con mi hermano Guido, que escribe mucho mejor que yo, estamos escribiendo los argumentos. ¡Es muy divertido! Trabajamos mucho juntos, aunque él está muy ocupado con su trabajo –es biólogo marino– y con la redacción de un nuevo y hermoso libro que produciremos nosotros y esperamos publicar muy pronto.
    ¿Los hermanos Gnone como los hermanos Grimm?
    O los hermanos Coen, o los Wachowsky... ¡Ojalá!
    A la espera de la película, ¿haréis merchandising? No se ven juegos, muñecas de Fairy Oak por ahí, pero los niños los piden...
    Sí, pero sin prisa. No nos interesa hacer lo que en la jerga se llama slapping, es decir, estampar la imagen en una taza o una camiseta sólo por vender algo. Los productos derivados de Fairy Oak deberán estar en consonancia con todo el proyecto, tendrán el mismo "perfume" y serán de calidad. Más que una camiseta con la cara de Vainilla, pensamos en una colección de ropa estilo Fairy Oak, de materias naturales, respetuosa con la naturaleza.
    También el papel en que están impresos los libros es ecológico, ¿verdad?
    Exacto. Hemos pedido a Planeta, que es nuestra editorial, que use papel reciclado, y nos ha apoyado plenamente en esta decisión, porque se ha dado cuenta de la bondad de la iniciativa en una cuestión en la que el consumidor cada vez se fija más. Hay investigaciones que demuestran que somos muchos los que estamos dispuestos a pagar hasta el 5% más por un producto ecológico. Es una buena señal, ¿no?
    Así iniciamos nuestra colaboración con Cariolaro, que es una papelera moderna e inteligente. Fue una de las primeras en Europa en emplear papel de desecho para la producción de papel de imprenta y en utilizar sofisticadas instalaciones para destintar que no perjudican el medio ambiente y no usan cloro. Y estoy muy contenta con la etiqueta Ecolabel sobre mi libro, me hace sentir bien. Y hace sentir bien a los lectores.
    Y ahora el sitio en Internet...
    Se ha pensado de modo que se puedan añadir nuevos ambientes y nuevos contenidos, hasta el infinito. Hemos querido crear un lugar que recordara la atmósfera de los libros, es un "lugar" muy agradable donde los niños podrán navegar y divertirse acompañados por los sonidos de Fairy Oak. Nos hemos divertido seleccionando los sonidos del viento, las marejadas, los cantos de los grillos... que sriven de fondo a los preciosos ambientes creados adrede para el sitio. Pronto estará lista también la sección dedicada a los colegios, donde se insertarán parte de los contenidos que llevo a las clases y los trabajos realizados por alumnos.
    Fairy Oak es un éxito de ventas en España e Italia, acaba de desembarcar en Suramérica, está a punto de salir en Hungría. ¿Y después?
    Brasil y Portugal publicarán el primer libro en mayo de 2009, y estamos negociando la publicación en otros países también, ya veremos. Mientras tanto, seguir la de estos países es una gran tarea. Acabamos de volver de Nueva York, en las próximas semanas saldré para hacer promoción en Suramérica, luego iré a Hungría, donde he encontrado un editor excelente, y también me gustaría hacer alguna presentación en mi país. Aparte de esto, debería escribir...
    Impensable. Dinos si habrá más historias de Fairy Oak después de la serie Los Cuatro Misterios...
    AHH. No lo sé. Como he dicho, estoy metida en muchas cosas, tengo que controlar también las traduciones a nuevas lenguas, ¡con el español nos hemos divertido mucho! Han hecho un buen trabajo. Como también los húngaros, pero es un trabajo enorme. ¿Sabes cómo se llama Felí en español? ¡Sifelizyoserédecírteloquerré! ¿Y en húngaro? ¡Haboldogleszekfelismeredmertelmondomrogtonneked!
    Impronunciable. Dinos solamente que habrá...
    Tú di de corrido el nombre de Felí en húngaro y puede que...
    Hotdogmarmeid...
    ¡Te has equivocado! Hasta luego.
    Oh, venga...
    No. Adiós.
    Uff...

    7 Responses so far.

    1. Pervinca says:

      Al fin la terminé!!!
      Por fin termine de leerla, es larga pero muy interesante.
      Elisabetta Gonne es muy buena escritora y me atrevería a decir que también es muy buena persona.

      Felicidades por el trabajo _Vainilla_

      Besitos! :)

    2. noemi says:

      me encanta os quiero soy super fan y me gustaria saber mas cosas ya eh leido la trilogia y los cuatro misterios pero me da pena q acabe porque es un libro muy querido para mi y lo guardare para mis hijos cuando yo crezca claro jjejjejee mucho besos

    3. Gracias! Sabes Noemi yo también pensé lo mismo cuando crezca les daré todos mis libros de Fairy Oak a mis hijos y a si sucesivamente.Pero como ya sabes ya no habrá un octavo libro el libro que sigue es la aventura de uno.

    4. Vaya que está larga la entrevista. Pero está muy interesante y es divertido leer las respuestas de Elisabetta.

    5. Pervinca says:

      Hola Noemi: Yo también pensé miles de veces en darle a leer a mis hijos estos preciosos libros (cuando tenga hijos), para mi opinión, con ellos se aprenden valores, cosas importantes en la infancia.
      Me encantaría que aprendieran a leer con ellos, tal vez la idea es un poco descabellada por que son largos, pero con algunos capitulos podrían empezar.
      Aunque... yo le cogí manía a mi primer libro.. no quiero que eso pase, mejor lo pospondré para la 2º lectura...

      Besitos! :)

    6. Madre mia tienes un blog presioso!!! lo digo enserio, se ve que te gusta leer y sobre todo libros tan bonitos como es fairy oak :) estoy empezando con blogger y simplemente tengo un solo seguidor, q soy yo ;( sigueme por a te lo agradeceria un monton :)) UN KISS <3

    Leave a Reply

    Blogger templates

    Blogger news

    Blogroll

    Resultados del sorteo:
    • Puesto 1: Helena
    • Puesto 2: Dany-chibi
    • Puesto 3: Hada felí